inicio cuevas de Burgos Zona Vega de Pas Actividades fotografías documentales montaña barrancos historia enlaces
Sima Covanegra........Leva - (Burgos).............G.E. Niphargus


Situación.-
Esta localidad se halla al norte de la provincia de Burgos, a unos 90 kilómetros de la capital, a caballo entre el extremo oriental de la comarca de Valdebezana y el sector más meridional de la Merindad de Valdeporres, entre las localidades de Leva y Cubillos del Rojo.
Para llegar a Cubillos de Rojo debemos tomar la carretera N-623 Burgos Santander y en Cilleruelo de Bezana, desviarnos dirección Soncillo, pasarlo y seguir hasta Cubillos del Rojo. Una vez allí, tomar la pista que conduce a Leva. Cien metros después de un cruce, se pueden aparcar los vehículos a la derecha. Tomamos, hacia el este, un camino. Pasamos un portillo metálico, el camino se empina un poco hasta que desaparece. Seguimos de frente tomando como referencia el único árbol que se ve en el páramo. Cincuenta metros antes, está la boca de la sima; ahora está rodeada por unas vallas de madera que destacan desde lejos.
También se puede partir desde leva (pasando por el bonito pueblo de Puentedey); en este sentido se aparcan los coches a la izquierda, al poco de entrar en el páramo. Advertencia: las pistas están señalizadas como prohibidas al tráfico rodado; si bien no tenemos noticia de multas en ese sentido. No subestimar la posibilidad de perderse por el páramo en caso de salida nocturna o con niebla.
Historia.-
Desde hace mucho es conocido el páramo de Cubillos-Leva como lugar de práctica de espeleología. Son varios los grupos que han trabajado en esta zona, pero es el Grupo Niphargus quien concluye y publica los trabajos. La Sima Covanegra y Cueva Comparada son las cavidades más emblemáticas.
El extinto Grupo E. Standard de Madrid, ya topografió parcialmente Covanegra, ciñéndose únicamente al sector oriental de la cavidad y el G. E. Sima de Villarcayo hizo trabajos en una zona aledaña correspondiente a la ladera septentrional del Pico del Rojo, que se encuentra en el extremo norte del páramo.
El G. E. Niphargus inició sus actividades en 1973, con una serie de prospecciones esporádicas del terreno, que condujeron a la localización de varias cuevas no conocidas. Los trabajos se alargaron hasta finalizar la década de los 80.


Puedes ver:

topografía


video

galería de fotos:
(G.E.N.) ..............................................
............................... (espeleofoto.com)








Descripción:
Esta cavidad es, con mucho, la más interesante del complejo kárstico, por la amplitud de sus galerías, la abundancia y belleza de las formaciones litogénicas, por su desarrollo y el espectacular pozo de entrada.
La morfología de Covanegra responde a la de una galería única de dirección OSO–ENE con la aparición de sectores secundarios anexos a esta galería y numerosas coladas estalagmíticas tanto en las zonas laterales como en medio del recorrido, que obstaculizan nuestro paso y nos obligan a sortearlas subiendo y bajando sin parar, una especie de pista americana. Estas características, junto con la fácil (y recomendable) instalación de vías paralelas en el pozo de entrada, hacen de Covanegra una cavidad apta para impartir cursillos de iniciación a la espeleología.
Es impresionante el acceso a la cavidad a través de un salto en volado de 31 metros por una entrada de 8 por 10 metros, que nos comunica desde la bóveda con la gran “Sala Niphargus” de dimensiones: 120 por 40 metros, una de las mayores de la provincia de Burgos. El suelo está cubierto de bloques de gran tamaño desprendidos del techo de cuyas paredes cuelgan numerosas formaciones. La amplitud de la boca de entrada permite el paso de la luz solar; esto alimenta un conjunto de fauna y flora que forma un ecosistema frágil y único que debemos respetar al máximo.
A partir de aquí podemos dividir la cavidad en dos sectores que parten de la sala en sentidos opuestos. Un tramo de la galería marcha hacia Sudoeste y el otro, considerablemente más largo, en dirección Este.
Para progresar por el sector Este, entraremos por una galería recta de 60 metros y un ancho inicial de 14 metros que va estrechándose a medida que avanzamos y nos aproximamos al techo, puesto que la galería es ascendente. Este recorrido aparece flanqueado de gruesas estalagmitas. Al final de este tramo, la tenue luz exterior desaparece por completo y al poco nos encontramos en la “Sala de la Rampa”. Se puede instalar por las dos paredes; por la derecha es más sencilla de instalar pero incómoda de subir; por la izquierda, difícil de instalar correctamente mediante naturales pero más cómoda (los primeros exploradores del GEN subían y bajaban por aquí con la única ayuda de una corta escala). Continuamos por una incómoda gatera de 6 metros recubierta en su totalidad de corales. Las estalactitas y coladas aparecen ya con más frecuencia y así continuará hasta el final.
           Dejamos atrás la gatera y estaremos de nuevo en una sala ocupada por una colada que debemos atravesar por el centro. Siguiendo por un pequeño pasillo, y tras un descenso, topamos con una gatera. En el caso de haber mucha agua tendremos que tomar una dura estrechez lateral para no mojarnos. Prosiguiendo se llega a la “Sala de la Gran Colada”. Tenemos que superar la colada por unas cuerdas fijas a la izquierda (en caso de no estar éstas, ir en libre por la derecha y después flanquear). La continuación es una galería que conecta a través de dos ventanas, a una sala de amplias dimensiones. En esta zona podemos ver un museo de figuritas de arcilla. Un poco antes, por la izquierda y descendiendo hay una instalación actualmente en desuso. En el techo del museo, dos paraboles en cabecera y otros dos ya en el volado, (El Balcón), nos permiten proseguir la visita. Nos encontraremos con una sala de grandes dimensiones, sembrada de bloques desprendidos, los cuales una vez destrepados, nos permiten acceder a una vasta galería flanqueada inicialmente por grandes coladas que hay que sortear para poder seguir la exploración. El resto de la galería es una zona de suelo pedregoso con paredes recubiertas de formaciones y que nos presenta otro obstáculo, un enorme caos de bloques de grandes dimensiones que la obstruyen casi por completo salvo en un pequeño paso que parece ser el único que nos permite continuar.
La galería se eleva 15 metros por encima de nuestras cabezas y aún se suceden dos salas más. Entre ellas y bajo una columna se abre un pozo de 23 metros. Es una experiencia única poder descenderlo totalmente en libre (con las debidas precauciones) hasta la cota -78,5 m. También disfrutamos de formaciones muy bellas y algunos gours con agua. Un tapón de concreción calcárea, (el paritorio), se encarga de cobrar una dosis suplementaria de esfuerzo para pasar a la última sala. El final del trayecto lo marca una colada vertical de unos 10 metros de altura, aunque todavía se puede ver otra pequeña sala con abundantes formaciones de tipo banderas y excéntricas.
Para visitar el resto de la cavidad deberemos regresar a la “Sala Niphargus”. Desde allí parte otro sector paralelo al de la anterior exploración. Nos dirigimos a la “Galería de las Hadas”, muy grande en superficie pero de muy poca altura. Al principio debemos hablar de un laminador sembrado en toda su extensión de un bosque de formaciones. A medida que la altura aumenta, la sala se ensancha y se divide en tres galerías de recorrido ascendente que confluyen en un pozo de 8 metros. La continuación de las dos de la izquierda es otra sala con multitud de litogénesis a la que se accede salvando un rampa. Todo el conjunto de la “Galería de las Hadas” vuelve a unirse lateralmente con la “Sala de la Rampa”.
El otro gran sector de Covanegra es el que toma sentido Oeste, el contrario al de las exploraciones anteriores. El acceso desde la “Sala Niphargus” es difícil de localizar, pues el comienzo de la galería está obstruido en casi su totalidad por un gran caos de bloques tras el cual un pequeño paso nos conduce a una galería descendente de grandes dimensiones. El volumen de las formaciones aumenta considerablemente proliferando grandes columnas y coladas. Al pie de la mayor de estas columnas, que divide en dos a la galería, se abre a la izquierda un pequeño paso con agua tras el cual la galería sigue con iguales características.
La continuación de la cueva la marcan por una parte una gran colada ascendente y por otra, una serie de galerías a un nivel inferior que vuelven a conectar con la colada aludida que toma pendiente negativa en el final del sector. Otra galería que posteriormente se divide en dos tramos, alcanza en uno de ellos, tras descender un rampa y luego un pozo, la profundidad máxima de la cavidad: -79,5 m. y habremos recorrido un total de 2.100 metros.

SIMA COVANEGRA FICHA TÉCNICA

 Coordenadas: (UTM 30T) X0442723; Y4755.284; Z 1031m.

Dificultad

Cuerdas

Anclajes

Observaciones

P35

45-50

Mínimo 6 anclajes
Puede ser útil
algún AS.

Múltiples posibilidades.
Seguros iniciales lejos de la boca.
Opción: Con un desviador al otro extremo de la boca (2 SP separados) se pueden eliminar fraccionamientos.

R30

40

2SP inicio cabecera
1SP+1SP pasamanos
1SP frac. ó desv.

Pasamanos, pozo vertical 10m y rampa hasta final.
Opción:
Tirar por la izda. con naturales (3 anillos largos).

P12

20

2 PB+2 PB
Cabecera + “Y”
Todo en techo.

Pozo del balcón.
Comienza en el museo y va al volado.
Opción: Instalación antigua 4Spit por la izda. abajo.

Rampas

3x15m. 2x5m.

Naturales

Cuerdas en fijo (desconfiar)

Tomado y actualizado de Mesetaria IV; Grupo Espeleológico Niphargus (Burgos) Instalaciones nuevas Stbre 2013
inicio cuevas de Burgos Zona Vega de Pas Actividades fotografías documentales montaña barrancos historia enlaces