La Cueva de Soncillo
una surgencia inédita explorada por compañeros del AATB y el G.E. Niphargus en 2007
El 26 de Enero de 2008 es explorada por el inglés Jason Mallinson VER

clic para ampliar
clic para ampliar
SITUACIÓN

Todo parece indicar que los arroyos Gándara, San Juan y Riuco, que se sumen en el mismo pueblo, vuelven a resurgir a través de “La Cueva”, lugar donde nace un pequeño río denominado arroyo de La Gándara o río Cueva, el cual se unirá al Arroyo de Seúl para, finalmente, verter sus aguas al río Nela y éste, al Ebro.

Aguas abajo y cercana a Villabáscones se localiza la conocida cascada de Las Pisas, en un entorno de hayas, robles, avellanos y acebos, donde la nutria tiene su hábitat.

“La Cueva” se abre en el fondo de un pequeño cañón, al Este de Soncillo y a 700 m de distancia del pueblo. Un camino transitable con vehículo, que va al Molino de La Cueva y San Cibrián, nos conduce hasta la cavidad.
Escondida entre la vegetación y los chopos, “La Cueva” dispone de tres entradas, dos en su parte delantera, lugar donde nace el curso de agua y una en su parte trasera. Una simple sala con piedras, parcialmente inundada y en cuyo extremo se localiza una poza de agua, donde se ubica el sifón, es lo que, a simple vista, se puede apreciar.
clic para ampliar
Fernando Moreno
clic para ampliar
Josi Olave

clic para ampliar

Roberto F. García, oriundo del lugar, conocía esta gruta manantial desde su infancia, al igual que todos los lugareños, que pescan en sus aguas y disfrutan de su entorno.

Las últimas exploraciones revelaron el contenido en el agua de desechos detríticos y basura procedentes de desagües procedentes del pueblo.

..........
clic para ampliar .......... clic para ampliar
EXPLORACIÓN:

El 7 de octubre de 2006, el espeleobuceador:
Álvaro Subiñas, ayudado por Nuria Ruiz, Roberto F. García y Juan Carlos González, emprende la primera exploración de esta cavidad.

clic para ampliar
Alvaro Subiñas
Álvaro se sumerge en el agua con una configuración lateral por un paso de apenas un metro entre la pared y un bloque, que dará lugar a un tramo más amplio, para emerger a los 8 m. de recorrido, siendo la profundidad máxima alcanzada por el buzo de tal sólo 2 m.
clic para ampliar
clic para ampliar
El espeleobuceador explora una centena de metros de conductos aéreos, descubriendo varias laterales por donde la cavidad puede seguir desarrollándose.
A los cuarenta minutos las linternas Barbolight destellan en el agua y Álvaro regresa.

clic para ampliar
El 11 y 12 de noviembre se retoma la exploración, contando con la participación del varios miembros del G. E. Niphargus (Burgos) y del Grupo de Espeleobuceo Tritón (Pamplona), así como varios espeleólogos y buceadores sin afiliación.


Junto a los espeleobuceadores Josi Olave, Fernando Moreno, Álvaro Subiñas, se estrenaron como buzos Juan Carlos González y los miembros del G. Niphargus Álvaro de La Fuente Blanco y Álvaro Adrián.


clic para ampliar

fotos y video



Por otro lado, Julia Arce, Lorenzo Saez, Mariano Martínez y Roberto F. García, se encargaron de apoyar a los seis buceadores.
Una vez que todo el equipo de buzos había superado el sifón de los 8 m. comenzaron las labores de exploración.

clic para ampliar

de pie Juan Carlos González
A pocos metros del 1º sifón, denominado Sifón del Eslizón, se abre un nuevo conducto sumergido de apenas 80 cm de diámetro, muy enturbiable, que a los 10 m de recorrido conecta, a través de un balcón, con una amplia sala. La visibilidad a partir de este punto aumenta considerablemente, llegando a los 7 m. Álvaro Subiñas continúa la inmersión por una amplia galería sumergida con múltiples laterales y a diferentes niveles. Las paredes son lisas, marcadas por golpes de gubia y se encuentran recubiertas por limo, el cual, al paso del buceador, se desprende, enturbiando el agua. Finalmente, Álvaro detiene la exploración a los 100 m. de avance y 7,6 m de profundidad. El conducto continua.
clic para ampliar


clic para ampliar
después del sifón eslizón
Esta incursión ha servido a los expedicionarios para saber el potencial de la cavidad, con el fin de planificar la exploración.
Tampoco se descarta la posibilidad de acceder a la cavidad por otros accesos que pudieran conectar al otro lado del Sifón del Eslizón, lo que facilitaría la exploración de los conductos aéreos.



clic para ampliar
Alvaro dela Fuente

clic para ampliar

Alvaro Adrián

clic para ampliar
Fotos: Fernando Moreno & Roberto F.García
inicio cuevas de Burgos Zona Vega de Pas Actividades fotografías documentales montaña barrancos historia enlaces