inicio cuevas de Burgos Zona Vega de Pas Actividades fotografías documentales montaña barrancos historia enlaces
COMPLEJO KÁRSTICO DE VALDENOCEDA
G.E. NIPHARGUS
-Burgos-

Situación y accesos.-
En el término municipal de Valdenoceda, partido de Villarcayo, provincia de Burgos. Hay dos rutas posibles a seguir: una es por la C-629 de Burgos a Bilbao pasando por Sotopalacios, Peñahorada y puerto de la Mazorra. La otra es por la N-1 Madrid a Irún,desviándonos por Briviesca y Oña. Ambas carreteras se juntan en Valdenoceda. Toda la zona de cuevas es atravesada de Norte a Sur y está bañada por el río Ebro. Goza de interés geológico y se refugian diversas aves rapaces, como el águila perdicera, águila real, buitres leonados y otras especies.

Historia de las exploraciones.-
En la primavera de 1971 llegaron dos espeleólogos del G.E. Niphargus a Valdenoceda preguntando por la cueva de los Cárcabos, situada en la Sierra de la Tesla, pero en la localidad de Bujedo. El “caminero” de la zona, Domingo Arce, nos indicó las cuevas que eran más conocidas, pero solamente una (Las Tumbas) había sido explorada el año anterior. En 1972 salió el primer estudio y topografías de las cuevas Concreciones y Puñetas y un croquis de la sima de las Grajas con 64 metros de profundidad. Los trabajos culminaron en 1976.

Cuevas Concreciones y Puñetas.-
 Las dos cuevas se encuentran una al alado de la otra en el término de los Hocinos y para acceder a ellas es necesario salir del pueblo por la carretera a Villarcayo, pasar el Puente del Aire y unos 200 metros más adelante, a la derecha de la carretera, donde concluye una empinada cascajera, se inicia el ascenso que nos lleva hasta las mismas cuevas.
Entre ambas cavidades se recorren 474 metros
.

Cueva Concreciones.-
Dos bocas casi redondas se abren en la pared, para prolongarse luego en una estrecha galería con forma de diaclasa de unos 20 metros de longitud. La primera parte de la cueva es muy seca y no ofrece concreciones. Más adelante se abre una galería en la que se han visto en superficie restos de cerámica negra y algunos grabados esquemáticos, así como tizonazos. Los murciélagos han elegido la cueva de refugio y había una colonia cercana a los 30 individuos cuando se realizó este trabajo. En algunos puntos concretos hay bonitas formaciones litogénicas, y el trazado general es sinuoso de paredes erosionadas de aspecto redondeado. La parte final de la galería se suele inundar en época de lluvias, alcanzando unos 30 centímetros el nivel freático. Por las características que presenta podría decirse que es una cueva vadosa en período de rejuvenecimiento que tiene un recorrido de 399 metros.

Cueva Puñetas.-
Su entrada está exactamente a dos metros de la Cueva Concreciones y forma una preciosa terraza con vistas al cañón del Ebro. Los primeros 15 metros los conforma una gatera bastante incómoda de forzar, debido a la rugosidad del suelo. Este tramo siempre ascendente, va a encontrarse con otra galería que también procede del exterior a través de una pequeña ventana colgada en el cortado. Es más amplia, seca, con arena en el suelo y nos lleva hacia el interior a través de una gatera que nos sitúa en una sala donde hemos visto “perlas” de caliza y algunos dientes de animales. Termina en un paso impenetrable con suelo calizo y completamente seco. Se recorren 75 metros de cueva.

Surgencia del Azulete.-

Se llega saliendo desde el pueblo por la carretera hacia Villarcayo. Al llegar al Puente del Aire, bajar por un camino hasta la zona de piedras rodadas junto al río Ebro. El camino sigue hacia Fuente Marfil, pero a la izquierda hay una senda que después de andar unos 100 metros nos sitúa en la entrada de la Surgencia.
Es esta una cueva de pequeñas dimensiones pero relativamente importante, debido al río subterráneo que aparece más tarde en la Fuente Marfil.
La entrada es una bóveda que se abre al exterior por una boca de iguales dimensiones. En el suelo, una gatera nos introduce en una sala de techo muy bajo, suelo muy erosionado con algunas pequeñas estalagmitas y aristas en la roca. Esta sala da paso a una gatera a la izquierda de la progresión, por donde se oye caer el agua a la derecha, en un giro de 90º pero que es impenetrable y de frente, una pequeña galería que no tiene continuidad.
La topografía refleja 23 metros recorridos. En época de lluvias o deshielos la cueva se inunda totalmente con gran rapidez llegando a salir el agua por la boca de la cueva por lo que actúa como Surgencia superior con respecto a Fuente Marfil.

Fuente Marfil.-
Desde el Puente del Aire, antes de cruzarle, seguir por el camino que baja a la chopera junto al río. Seguir unos 100 metros a la orilla del Ebro hasta llegar a una presa con varias cañerías. La fuente es permanente.
Es una cueva que se va estrechando en altura a medida que se penetra en su interior, hasta hacerse inviable. No ha sido posible explorar más de 3 metros. Es la otra vía de escape de agua que pasa por la Surgencia del Azulete y de aquí se abastece de agua la localidad de Valdenoceda.

Sima de las Grajas.-
Situada en la zona del Pico de Valdeabruz. Para llegar hay que seguir el camino del “Hayadal” y al llegar a una tenada, seguir la cuerda de la montaña por un sendero más o menos marcado. Luego la localización es difícil si no se está acompañado por alguien que conozca el lugar.
La primera exploración se hizo en 1972 bajando en escala hasta 40 metros. Meses más tarde se pudo llegar hasta la base que se sitúa a 64 metros de profundidad en una vertical absoluta e imponente. Varios pozos de tamaño inferior se abren entre un caos de bloques, hasta alcanzar los 85 metros de cota máxima. Resulta espectacular contemplar en el atardecer el realojo de cornejas, cuando vuelven casi en tropel al interior de la cueva y cómo se precipitan por el abismo.

Cueva de las Tumbas.-
Para llegar a esta cueva hay tres itinerarios diferentes, pero vamos a dar el más corto y utilizado últimamente. Llegar al Puente del Aire y por la margen izquierda del río, pasando al lado de Fuente Marfil, seguir hasta topar con una torrentera. Hay que remontarla hasta llegar a la base del estrato y siguiendo dirección Villarcayo, llegaremos a la zona conocida como Los Cintos de Requejo.
El nombre de la cueva es conocido por la gente de la zona desde hacía varios años y al parecer es debido a un estudio arqueológico inacabado que realizó alguna persona sin concretar y cuyo resultado fue el hallazgo de huesos humanos así como de fragmentos de cerámica por el caminero Domingo Arce.
Tiene tres zonas totalmente diferentes en cuanto a su configuración geológica aunque su trazado obedece a una sola galería. A la entrada, a la que se accede escalando 4 metros de pared, y siguiendo unos 20 metros hacia el interior por una galería de dimensiones regulares, llegamos a una sala repleta de formaciones litogénicas. Después y siempre descendiendo, se inicia una zona de barro arcilloso mezclado con yeso que en algunos lugares tiene una pureza extraordinaria. Más tarde y agachados, llegamos a una zona con arena muy fina, como de playa, con paredes muy húmedas, donde se forma un saco de aire descendente colmado de arena que obstruye la galería. Habremos andado 180 metros en esta galería subterránea que desciende hasta 32 metros de profundidad.


Cueva Mohamed I.-

En la zona de los Cintos de Requejo. Se llega por el mismo camino que para la Cueva de las Tumbas, pero siguiendo la base del estrato unos 100 metros más.Es una pequeña cavidad a la que se accede a través de una gatera, bajo una masa rocosa y en la junta de estratificación. Es el típico lugar en que la roca sobresale un tanto en forma de panza y luego se recoge formando un abrigo.
Nada más entrar, tenemos una rampa descendente hacia una sala de medianas dimensiones y bellamente ornamentada. Casi todo el suelo está cubierto por un manto estalagmítico y las paredes y techo también tiene varias formaciones. Destaca una bella columna que se alza casi en medio del lugar. La cueva no tiene galerías destacables y su recorrido es de 37 metros.

Cueva Mohamed II.-
A continuación de la cueva anterior, se abren dos bocas que confluyen en el interior para desarrollarse una galería con una leve pendiente que se adapta al buzamiento de los estratos y donde volvemos a encontrar sedimentos arenosos y algunas formaciones litogénicas. Aparecen algunos dibujos prehistóricos y alguna cerá mica sin determinar, de momento. Se recorren 150 metros de cueva.

Cueva de los Buitres y V-1.-
En el Pico de las Labradas, subiendo por la vaguada que hay nada más pasar el puente del Aire.
La cueva V-1 es una cavidad ascendente de 20 metros de galería a la que se accede por un árbol. Tiene mucha tierra suelta y se observa una cata.
La Cueva de los Buitres es una pequeña incursión subterránea que tiene tres bocas, estando una de ellas por encima de las otras dos y comunicándose entre ambas. En la boca superior hay un árbol medio seco y se encontró un nido de buitres destruido por el tiempo. Este nido nos sugirió el nombre del abrigo que tiene 10 metros en total.

Cueva Mus.-
Se encuentra en el mismo pueblo frente a la antigua cárcel y tras las casas que se interponen entre la carretera y la cueva. Hay que atravesar un pequeño prado.
Es un covacho de 6 metros que tiene como única característica sobresaliente el manto ascendente escalonado de gours que ocupa gran parte de la cavidad. Al estar muy cerca de la superficie, cuando llueve la filtración es muy generosa.