inicio cuevas de Burgos Zona Vega de Pas Actividades fotografías documentales montaña barrancos historia enlaces

Cuevas en La SIERRA DE LA TESLA
(Merindad de Cuesta Úrria)

G.E. NIPHARGUS ---BURGOS---

................VER Las Charanchas..... VER Siete Camarillas..... VER Los Bloques y El Nido..... VER Cebollas y El Diablo...


Situación.-
Se halla ubicada al Nor-oeste de la provincia de Burgos, a unos 80 kilómetros de la capital y constituye el límite meridional de la Merindad de Cuesta Úrria con la de Valdivielso, pertenecientes ambas al partido judicial de Villarcayo.
Geomorfológicamente, dicha alineación montañosa aparece definida por una gran estructura anticlinal de unos 25 Km. de longitud. En líneas generales se caracteriza por altitudes topográficas que oscilan entre 1.000 y 1.200 m.; alcanza su punto más elevado en Peñas Corbas con 1.329 m.

Historia de las exploraciones.-
El G.E. Niphargus empezó las exploraciones en 1980. Este mismo año topografió la Cueva de las Siete Camarillas, muy visitada desde largo tiempo atrás y la Cueva de los Carneros que utilizaron los pastores como refugio para el ganado. El resto de cavidades son exploradas por primera vez al llegar nuestro Grupo hasta ellas. Se culminan los trabajos en 1983 al terminar la topografía de la Sima de los Bloques.


Sima Charancha II

Accesos.-
En la carretera que va de Trespaderne a Medina de Pomar, rebasados los 5 kilómetros y antes de llegar a Nofuentes, hay un desvío a la izquierda que entra en la localidad de Mijangos.
En este pueblo se puede dejar el vehículo y tomar el camino que va al depósito de agua hasta haber andado 1,5 kilómetros aproximadamente. Es necesario llegar hasta un abrevadero ya abandonado. El agua es potable y puede ser usado normalmente. Aquí se corta el camino hay que seguir 20 metros más adelante para encontrar entre matorrales una senda que sube por la parte izquierda del barranco. Llegar hasta la cima y girar a la derecha 90º para ver un cortado enfrente, como a unos 300 metros de distancia. Encaminar dirección Medina de Pomar pasando por una cascajera de pendiente muy pronunciada hasta llegar al cortado. Luego de un saliente pronunciado, hay que trepar unos 10 metros hasta la entrada de la cueva.

Descripción morfológica.-
La boca tiene 11 metros de ancho por 6 m. de alto y da paso a una galería descendente que se va ensanchando y haciendo más pendiente a medida que avanzamos. A los 40 m. de la entrada es necesario utilizar la cuerda para saltar 4 m. y descender una rampa de 30 m., hasta que la galería gira 100º y ayudándonos del pasamanos vemos cómo se bifurca en dos galerías descendentes. Estamos en la cota de 47 m. de profundidad.

Galería secundaria I.-
Continúa la cueva su desarrollo por este lado mediante otra que podemos considerar principal dadas sus amplias proporciones. Siempre en descenso, nos encontramos con montones de guano muy viejo y cantidad de formaciones calcáreas. Andando unos 200 m. por esta galería, acaba en una sala con gran profusión de concreciones, alcanzando la cota de 111 m. de profundidad.
Un poco antes de llegar al final tenemos dos galerías laterales, una a cada lado. La de la izquierda tiene sentido ascendente y acaba en un tubo lleno de picholitas. Por los insectos y huesos que se encuentran en este lugar, nos hacemos a la idea de estar cerca de la superficie. La galería de la derecha presenta un tronco horizontal que más adelante continúa en un nivel inferior por un tramo angosto que termina en una diaclasa que hemos denominado pozo 27, pues tiene 27 metros de vertical. Esta diaclasa es el punto de comunicación de la galería secundaria I con otras galerías de la red principal.
Descendiendo el Pozo 27 vamos a encontrar una galería de suelo arcilloso, novedad hasta el momento, puesto que solo habíamos pisado piedras sueltas, bloques derruidos y concreciones. La galería se va estrechando y aumentando de altura hasta perder de vista el techo; es claramente una diaclasa. Además asciende unos metros, pues al inicio esta en 137 m. de profundidad y al acabar el túnel la cota marca 16 m. más altos. Hemos visto dos pozos impenetrables en este tramo final de la galería.


Galería principal.-

Es una galería descendente con pendientes de 60º y que nos llevará a la máxima profundidad de la cueva.
Continuamos avanzando por derrubios y debemos tener especial cuidado personal y con la cuerda, pues es frecuente el desprendimiento de piedras. Hemos de tumbarnos al pasar un lugar colmado de derrubios que nos presenta en una sala, donde a la derecha y después de gatear nos lleva a una amplia galería llena de formaciones de todo tipo. Siguiendo por la principal y siempre descendiendo y haciendo la instalación de un salto, llegamos al puente de piedra, lugar denominado así por haber una piedra empotrada entre las paredes. Estamos al borde de un pozo que descendemos vamos a un paso inferior que lleva a una diaclasa desfondada y que da comunicación con el Pozo 27 anteriormente citado. También bajo el puente de piedra tenemos otra diaclasa desfondada al nivel de la galería, que está instalada justamente por debajo del puente de piedra. Este paso nos sitúa en una galería concrecionada, que a medida que la recorremos se hace ascendente y acaba en la cota de 109 m. de profundidad.
Volviendo a la galería a la que hemos de acceder pasando una gatera, es la que nos va a llevar a través de varias pendientes que es necesario instalar con cuerdas. También veremos tramos llanos que se corresponden con grandes salas y llegaremos a la profundidad máxima alcanzada que es de 193 metros. Esta galería es la más bonita de la cueva por su variedad de formaciones y por la magnitud de alguna de sus salas. En esta zona también encontramos algunos gours con agua, formación que no existe en el resto de la cavidad.
En una de las salas que se abre a la derecha, hay un pozo de una gran boca que comunica con la galería que se forma nada más bajar el puente de piedra. Tras unos saltos sucesivos, el mayor de los cuales tiene 14 metros, nos presentamos en una sala llena de formaciones calcáreas y tras ella otra sala más pequeña a la que se accede pasando por encima de un gours flotante, que nos indica el final de la cavidad. Habremos recorrido 1.600 m. de suelo subterráneo.

Cueva Charancha I.-
Esta cueva se sitúa en la misma vaguada que la Charancha II y la Charancha III, pero al otro lado de la vertiente, enfrente de la Charancha III y más o menos al mismo nivel. Destaca el color de unas hiedras y la vegetación que rodea el lugar.
Se entra a la cueva a través de un salto de 5 m. que nos coloca en una galería descendente de amplias dimensiones (7 por 5 metros). Remontando un pequeño escarpe se llega a una pequeña galería que acaba sifonándose.
La galería principal se abre a la izquierda antes del escarpe aludido, y prosigue su trayecto en rampa, entre derrubios y estrechamientos, llegando ala cota de mayor profundidad (39 m.), establecida por un pequeño sumidero que absorbe un aporte de agua que nace a pocos metros de distancia dentro de la cueva. El final es una sala de dimensiones similares a las del resto de la galería y a la que llegamos salvando un desnivel. Antes de llegar, se abre lateralmente otra galería ascendente y de poca altura. Al llegar aquí, habremos recorrido 147 m.

Cueva Charancha III.-
Está en el mismo escarpe de la Charancha II, pero descendiendo unos 200 m. siguiendo la dirección de la vaguada.
La boca de entrada se sitúa en un abrigo natural rodeado de vegetación, que la hace la más atractiva de este lugar. Se desarrolla en una galería laminada al principio y en rampa descendente sobre una torrentera de piedras que culmina en una vertical de 20 m. El suelo está totalmente concrecionado y algunos huesos de animales se notan bajo el manto calizo. La galería se bifurca y una parte, la más corta, nos ofrece algunas formaciones en la pared y el techo. Sin embargo la otra prolongación es mucho más espectacular. Deberemos pasar una gatera para llegar primero, a una sala no muy grande, pero repleta de todo tipo de litogénesis. Desde esta sala, una galería se prolonga durante otros 30 m., pero con una lujosa variedad de excéntricas en una de las paredes. La cueva tiene cerca de 110 m. de recorrido y una profundidad total de 40 m.

Cueva de los Carneros.-
En el término municipal de Mijangos. Partiendo del pueblo por el camino del Arroyo de los Tres Corrales, seguimos hasta la última vaguada ascendente que encontramos al lado derecho. Ascendiendo por la vaguada y a ras de la pared calcárea a 200 m. llegamos a la cueva.
Es un abrigo que en su día se empleó de tenada para el ganado. Una nevada obligó a una expedición del G.E. Niphargus a vivir durante dos días en esta cueva. Tiene un desarrollo de 37 metros, prácticamente sin desnivel y de proporciones amplias, alcanzando desde 4 a 6 m. de altura y de 10 a 17 de ancho.

Cueva de las Siete Camarillas.-

En el término municipal de Mijangos. Se llega por el mismo recorrido que hemos utilizado al marchar hacia la Charancha II, pero unos metros antes de llegar al abrevadero, nos desviamos a la izquierda por una senda que conduce hasta la entrada.
Es evidente que la cueva la visitan numerosas personas y algunas de ellas han intentado representar o imitar a nuestros artistas antepasados del paleolítico. Naturalmente nada convincentes las pinturas que han dejado en las paredes de la boca de la cueva.
Una corta rampa nos conduce a la única galería que forma la cavidad, adquiriendo unas dimensiones bastante considerables. Dentro de la cueva se puede seguir admirando por una parte la belleza de algunas formaciones en los lugares menos accesibles y por otra el vandalismo a que ha sido sometida por parte de desaprensivos que rompen con todo lo que está a mano.
Es una cueva de muy poca actividad freática y se conserva en estado fósil casi en su totalidad. El recorrido total es de 302 m. y la profundidad de 20 m.



Cueva del Nido.-
En la Sierra de la Tesla, término municipal de Mijangos.
Se trata de una cueva colgada en la pared y en cuya entrada hay un arbolito. A este árbol se puede atar la cuerda para llegar más fácil hasta ella. Subiendo un poco se ve un nido, motivo del nombre de la cueva. La galería se desarrollaen una gatera de iguales dimensiones durante todo su recorrido hasta el final, donde se hace impenetrable. Se recorren 35 m. de tubo estrecho.

Cueva de los Bloques.-

Situación y accesos.-
En la Sierra de la Tesla, término municipal de Úrria. Partiendo del pueblo y por el camino que lleva al molino del pueblo, después de andar 1,2 kilómetros encontramos una vaguada a la derecha por la que debemos seguir. El trayecto transcurre entre malezas y arbustos, acabando en un descampado desde donde se ve la pared cortada por donde debemos ascender hasta la cueva.
Debido a las grandes dimensiones de la boca de entrada y a que ésta se encuentra colgada en una pared de 35 m., propicia su visión desde puntos lejanos al lugar.


Descripción morfológica.-

La característica predominante es la gran meteorización de la caliza, lo que ha provocado grandes derrumbes, sobre todo en el portalón de entrada. El acceso a la zona principal se realiza penosamente a través de un paso desobstruido a base quitar bloques que impedían el paso. Predomina una rampa descendente de 45 metros a lo largo de la galería principal, así como una galería secundaria de 60 metros que se abre a la izquierda de la rampa.
Es de destacar la cantidad de formaciones litogénicas impregnadas en negro por el dióxido de manganeso filtrado a la par que la composición caliza. Esta filtración de manganeso se acabó en un momento determinado y llegó el carbonato cálcico en estado puro, de lo que se obtuvo una mezcla de blancos y negros de inimaginable belleza. Destaca la zona final con una colada de varios metros totalmente blanca y jalonada por columnas, estalactitas y estalagmitas. La galería principal se hace impenetrable a 104 metros de profundidad, después de haber recorrido 305 m. de galerías subterráneas.
En el portalón de entrada aparecen algunos fragmentos de útiles de cerámica cuya antigüedad se remonta a la época medieval.

Cueva de las Cebollas I y II.-
En la Sierra de la Tesla, término municipal de Úrria. Siguiendo el mismo itinerario que para acercarnos a la Cueva de los Bloques, pero al llegar al descampado se ven en la pared que sube hacia Bloques las dos entradas a visitar. Conviene descolgarse desde el alto, pues la roca desde la base del cortado está muy suelta y peligrosa.
Se trata de cuevas colgadas en la pared y con una entrada común. La boca es una gran repisa en la pared. En la primera (Cebollas I) hay bloques sueltos y algunas formaciones. En la segunda, los bloques son de menor tamaño y abundan más las concreciones. Juntas suman un recorrido de 30 m.

Cueva del Diablo.-
En el término municipal de Tartalés de Cilla. Se llega por la carretera de Oña a Trespaderne, por un desvío a la izquierda indicado convenientemente. Pasado el pueblo, seguir por el camino forestal que va a Tartalés de los Montes y que cruza la Sierra hasta el Valle de Valdivielso. Al llegar a la parte más alta, en un lugar despejado y con cruce de caminos, se ve en dirección NE una montaña con rocas en la cima. Subir hasta esa cima y buscar la cruz de metal colocada por los montañeros del Club Mirandés. Unos 50 m. por debajo de esta Cruz, encontramos la cueva del Diablo.
La entrada está colgada en un cortado y tiene dos accesos a la galería subterránea, que recorre cerca de 100 m. La cueva es conocida desde tiempo inmemorial, sobre todo por los pastores de la zona. También en época medieval, pues así lo muestran algunas cerámicas encontradas. Es una galería única que llega hasta una sala que por la derecha desciende en una pequeña rampa. Llegando de frente, hay un pequeño escarpe con una incomodísima gatera que se prolonga en varias decenas de metros hasta que se cierra definitivamente.